Restaurante Casares

La Calabaza, reina del otoño

La Calabaza, reina del otoño

Posted on

La calabaza es la hortaliza reina del otoño, y esto es un hecho que no podemos negar. De sabor dulce y textura cremosa, la calabaza nos proporciona muchas vitaminas como la vitamina A, B1, B2, B3, B6, C y E. Es un alimento altamente nutritivo y saludable ya que está compuesta por agua y su contenido en hidratos de carbono y grasas es muy bajo.

Además, mejora el tránsito intestinal porque es una fuente de fibra y tiene un alto contenido de mucílagos que suavizan las mucosas del tracto gastrointestinal.

En esta ocasión os vamos a recomendar la realización de tres deliciosas recetas otoñales con este alimento tan completo y que nos ayuda tanto a mantenernos saludables gracias a su gran cantidad de propiedades.

 

Crema de calabaza, zanahoria y patata

Una receta con mucho sabor y llena de matices y contrastes.

Los ingredientes que vamos a necesitar para realizarla son:

  • 500 gramos de calabaza.
  • 2 patatas.
  • 4 zanahorias.
  • 1 trozo de hinojo.
  • Anís estrellado.
  • 400 mililitros de caldo de verduras.
  • 20 mililitros de nata líquida.
  • Cebolla frita crujiente.
  • Pechuga de pollo cocida.

Para su elaboración comenzamos asando la calabaza con su piel metiéndola en paquetes de papel aluminio. En cada paquete de papel de aluminio, introducimos una estrella de anís y llevamos al horno a 190ºC durante 30 minutos.

Una vez asada, pelamos la calabaza y la cortamos en trocitos. Hacemos lo mismo con el hinojo, las zanahorias y las patatas. Los metemos en una cacerola con el caldo de verduras y dejamos que se cocine a fuego lento durante unos 25 minutos.

Una vez cocidos los ingredientes, trituramos la crema con una batidora y la pasamos por un chino para dejarla con una textura bien cremosa.

Una vez terminada, incorporamos la nata líquida, damos un hervor y servimos bien caliente con la cebolla frita y un trozo de pechuga de pollo cocida cortada a vuestro gusto.

 

 

Risotto de calabaza y queso azul

Los ingredientes que vais a necesitar para elaborar esta receta son:

  • 250 gramos de arroz redondo.
  • 100 gramos de calabaza.
  • 8 champiñones.
  • 50 gramos de azul de vuestra preferencia.
  • 1/2 cebolleta.
  • 1 chorreón de vermú.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Caldo de verduras.

Comenzamos la receta pelando la calabaza y picándola en trozos pequeños.

Cortamos la cebolleta muy fina y troceamos los champiñones en trozos pequeños.

En una cacerola ponemos aceite de oliva virgen extra y rehogamos todos los ingredientes hasta que prácticamente reduzcan a la mitad de su tamaño.

En otro recipiente ponemos a calentar el caldo de verduras. Una vez caliente, añadimos el arroz y lo removemos hasta que cambia de color pasando de blanco a un color nacarado. Bajamos el fuego a la mitad, y añadimos el chorreón de vermú y removemos hasta que se evapore. Desde entonces, empezamos a añadir cazos del caldo de verduras, removiendo con la cuchara y esperando a añadir el siguiente cazo hasta que el arroz haya absorbido el líquido. Repetimos la operación hasta que el arroz esté tierno aunque todavía un poco al dente.

Cuando la calabaza se desmorone y tiña el arroz, ponemos el trozo de queso azul y apagamos el fuego, removiendo enérgicamente hasta que el queso se funda y se mezcle con los demás ingredientes.

 

Pastel de calabaza

¡Un pastel muy jugoso y ligero!

Los ingredientes que necesitaremos son:

  • 350 gramos de calabaza pelada.
  • 1 Yogur natural.
  • 125 gramos de mantequilla sin sal.
  • 3 huevos grandes.
  • 175 gramos de azúcar moreno.
  • 200 gramos de harina de repostería.
  • 50 gramos de maicena.
  • Un pizca de sal.
  • 1 sobre de levadura química (15 gramos).
  • 5 mililitros de esencia de vainilla.
  • 3 gramos de canela molida.
  • Azúcar glas para decorar.

Para hacer este delicioso pastel de calabaza, comenzaremos precalentando el horno a 180ºC. Derretimos la mantequilla en el microondas o al baño María y reservamos

Engrasamos un molde con mantequilla y espolvoreamos de harina por encima.

Pasamos la calabaza por el procesador de alimentos, o bien la rallamos. A continuación, mezclamos bien con el yogur y reservamos.

En un bol, batimos los huevos con el azúcar moreno usando una batidora de varillas hasta conseguir una mezcla densa y esponjosa. A esto le añadimos la mantequilla derretida con la vainilla y volvemos a batir para que se mezclen los ingredientes.

A la mezcla de huevos y mantequilla, le incorporamos la calabaza con yogur y mezclamos bien.

Incorporamos la harina tamizada con el almidón de maíz, la levadura, la sal y la canela, y trabajamos la masa con una espátula realizando movimientos suaves y envolventes.

Llenamos el molde con la mezcla resultante y horneamos unos 50-60 minutos.

Sacamos del horno una vez listo y dejamos enfriar. Una vez frío, decoramos con el azúcar glas.

Ya solo nos queda disfrutar de este delicioso pastel en un buen desayuno o bien como postre acompañado de una bola de helado del sabor que más nos guste.